Estuvimos presentes en el acontecimiento más importante del año, el mundial de menores. La carpa de Orven fue un continuo hervidero de gente. Jugadores, familiares, aficionados,... Todo un verdadero éxito.


 

 

Terminó el mundial, el evento más importante de los que se pueden celebrar a nivel de menores. Un torneo lleno de magia y de fraternidad, que reunió en Castellón a más de 1000 niños de todo el planeta, con un objetivo común: jugar y disfrutar de este deporte.

Como marca que mantiene una filosofía clara y marcada: fomentar el desarrollo del deporte, Orven no quiso faltar a la cita, y estuvo presente los 9 días de competición, apoyando a sus jugadores y ofreciendo sus productos a todo el publico asistente. Desde el stand montado en el Village comercial, nuestra marca recibió a todos los jugadores Orven y sus familiares, obsequiando a todos ellos con varios regalos de bienvenida, y ayudándoles y acompañándoles durante esta experiencia tan bonita.

El stand de Orven se convirtió, durante toda la semana, en la casa de todos nuestros menores y padres. Pero no sólo ello, sino que también recibió la visita de jugadores absolutos y monitores de la marca, así como de participantes de otros países, responsables de otras selecciones, distribuidores, comerciales,… y como no, de una gran cantidad de público que dejaba ver el interés por esta nueva firma. La carpa de Orven se mostró en muchos momentos como el epicentro del Village comercial, convirtiéndose en una verdadera fiesta.

Un rotundo éxito presencial, que deja ver lo maravilloso de esta gran familia, que poco a poco va creándose alrededor de Orven. El mundial fue todo un éxito, y del mismo modo lo fue para nosotros. Una enriquecedora experiencia que ha servido también para conocer nuevas gentes, y que ellos nos conozcan a nosotros. 

Orven sigue creciendo, a la vez que lo hace el mundo del pádel.